Defensores del Oeste: los hermanos Fernández sueñan el regreso a la cancha

Nahuel sufrió una seria lesión y Fausto lucha contra una leucemia desde hace ocho meses. Ambos contaron cómo superan la situación, las expectativas de la recuperación y las ganas de volver a jugar.

En diálogo con la CSC Radio, Nahuel contó que tuvo “una doble lesión: ligamento cruzado anterior en rodilla con un esguince en los dos ligamentos externos de las rodillas” con lo cual por este año no podrá jugar.

Por su parte, Fausto dijo que “está bien” luego de haber pasado un mal momento hace 15 días ya que está “en los últimos momentos del tratamiento de quimioterapia, que es más fuerte”.  “Esta semana viajo de lunes a viernes y la semana siguiente de martes a viernes hacerme quimio y la verdad que se sienten sensaciones encontradas, ahora que se ve la salida ahí nomás se hace más difícil porque da un poco de miedo no saber qué va a pasar, pero también la felicidad de que ya pasaron ocho meses que fueron durísimos”.

“Bajé mucho de peso porque no podía comer, pero ya estoy volviendo a comer de a poco y a hacer la vida de antes, pero teniendo mucho cuidado de no engriparme ni tener ningún problema porque habría que frenar el tratamiento”, relató.

“Fue todo muy duro, pero creo que en 15 a 20 días cuando termine el tratamiento podré comenzar a entrenar y prepararme para estar en los cruces”, señaló Fausto. En ese marco, aseguró que “jamás se me pasó por la cabeza dejar de jugar, desde el primer momento quería terminar el tratamiento para poder jugar”.

Ante la situación, Nahuel valoró el trabajo de los juveniles que debieron integrar el equipo de primera división ante las ausencias de los dos hermanos, que son referentes del club. “Son chicos jóvenes que están empezando en primera –algunos sin haber pasado por tercera- y eso está bueno; están respondiendo más que bien, mejor de lo que uno esperaba”, admitió.

Además se refirió al modo en que se sobrellevan estas situaciones y sostuvo: “Este tipo de lesiones te deja afuera de todo lo que es tu vida por dos meses por una simple jugada, y para superarlo hay que meterse en la rutina de la recuperación”.

En cuanto al mensaje para los jugadores, Nahuel sostuvo: “Hay que jugar, divertirse y pasarla bien con los amigos, hay que tratar de regularse, medir las fuerzas porque una jugada desafortunada y sin riesgo alguno, de un día para otro te deja meses afuera de la cancha”.

 

 

 

 

Compartir:
Fuente: 
 
 
Ver más notas sobre: Deportes Esperanza
 
 
Recibí nuestras alertas de actualización y mantenete atento a las novedades que te proponemos, desde el resumen de medios mas importante de la provincia.
 

Tambíen te puede interesar...

 
Diseñado y desarrollado por Quarter Studios