Análisis: El dólar según los votos que saque Cristina

Las hipótesis del mercado son: Paridad y triunfo por menos y más de cinco puntos. Los efectos.

La disparada del dólar es leída en el mercado como un efecto directo del temor que genera la posibilidad de que el kirchnerismo se fortalezca en Congreso con un triunfo de Cristina Kirchner y le quite poder de acción a la administración de Mauricio Macri para avanzar en las reformas económicas y por ende, disminuya la capacidad de repago de la deuda.

Lo notable es que a casi nadie puede acusar la Casa Rosada por este escenario, ya que la candidatura de la ex presidenta y la polarización que la situó en el centro de la escena fue un diseño del consultor presidencial Jaime Durán Barba.

Por eso, bancos, empresas e inversores decidieron refugiarse en el dólar y lo hicieron saltar desde $16,88 a la zona de $18 en apenas un mes. Al comienzo de la escalada el Banco Central se mantuvo dogmático y dejó que se escape el dólar hasta que la volatilidad cambiaria empezó a impactar en la inflación. Además de la presión directa que ejerció la Casa Rosada, alarmada de llegar a una votación en medio de una corrida de la divisa.

La evidente presión política al Central llevó a los analistas consultados por LPO a predecir que de ahora en más los argentinos deberán acostumbrarse a esta nueva “flotación con salvavidas”. El Banco Central tiene un colchón de 48.368 millones de dólares de reservas, pero menos de la mitad se pueden usar libremente.

En este sentido, el profesor de Finanzas de la UTDT y socio de la consultora Estudio Bein/Eco Go, Federico Furiase, adelantó que el salvavidas durará hasta octubre, por lo que el lunes el dólar cerrará a lo sumo a $18. “La novedad en la intervención del Banco Central desde este jueves fue que primero dejó correr la suba y luego forzó la baja con ventas haciendo que los que convalidaron los precios más altos perdieran dinero”, explicó.

Sin embargo, para el ex presidente del Banco Central, Martín Redrado, esta estrategia de venta por lotes o “goteo” hizo que se perdieran 1.600 millones de reservas sin la contundencia que podría haber significado poner una oferta de 1.000 millones de dólares de una única vez y dejarle claro al mercado que nadie le pasaba por encima, como hizo él en 2008.

El desafío más grande para el Banco Central vendrá el martes cuando tenga que hacer frente al vencimiento de unos $530.000 millones en Lebacs, prácticamente el 60% de la base monetaria. Con la tasa del 26,5% fijada en la última licitación, logró retener al 80% de las Letras, pero la expansión monetaria que se tradujo en presión cambiaria, no ayudó a desarmar la “dinámica disruptiva” del dólar. Por el contrario, luego de esta emisión y de la ratificación de la tasa de referencia en 26,25%, tuvo que vender $1.600 millones de dólares para atajar la suba.

De no lograr renovar un 20% de los vencimientos, para sacar esos pesos de circulación, tendría que vender 6.000 millones de dólares de reservas en un contexto de presión inflacionaria.

Los tres escenarios

Para Furiase, después del domingo el Central se enfrentará a uno de tres escenarios. El más probable y que el mercado ya tiene descontado implica “cierta ventaja de Cristina Kirchner frente a Esteban Bullrich”.

“De convalidarse ese escenario, probablemente la presión cambiaria empiece a ceder con ayuda de la señal de intervención del BCRA en $18, con precios de los bonos y las acciones sostenidos y, en todo caso, la película hacia adelante dependerá del sesgo de las encuestas de cara a las elecciones de octubre”, señaló el economista.

En este escenario, el Central tendría algo más de calma por el fin de la incertidumbre que generan los comicios. Sin el incentivo a cubrirse del riesgo electoral, la presión al alza del dólar se revertiría y la oferta podría volver a repuntar ya que desaparecerían los estímulos a esperar que el dólar suba antes de liquidar.

Si Cambiemos logra acercarse a Cristina, la presión cambiaria podría revertirse, con un banco Central convalidando una baja del tipo de cambio para anestesiar el traslado a precios de la reciente escalada del dólar, afirmó a LPO Furiase.

El otro escenario es que la estrategia de polarización de Cambiemos dé frutos de último minuto y la brecha entre Bullrich y Cristina se achique. Con la ex presidenta cerca de su techo de intención de voto y la economía creciendo, los capitales podrían entusiasmarse por posicionarse en pesos al menos dos meses más, en especial con el “salvavidas” del Banco Central como garantía.

“La presión cambiaria podría revertirse, con un Central convalidando cierta baja del tipo de cambio para anestesiar el traslado a precios de la escalda reciente del dólar, con precios de los bonos largos y de las acciones con margen de recuperación en un contexto de liquidez global y tasas bajas en el mundo (2,21% el rendimiento del bono a 10 años del Tesoro de USA). En este escenario, al Central le costaría menos esfuerzo desde el lado de la tasa de interés renovar los vencimientos de Lebacs de este martes”, agregó Furiase.

El último escenario sería que Cristina dé una sorpresa con un triunfo por una margen mayor y que se incrementen las dudas sobre la capacidad de Macri de aplicar las reformas que le garanticen capacidad de repago de las deudas contraídas, sin necesidad de apelar a los recursos del Banco Central.

“Si la diferencia a favor de Cristina se ampliara en las PASO por más de 5 puntos sobre Cambiemos, la presión ascendente sobre el tipo de cambio podría intensificarse, con potencial efecto contagio hacia los precios de las acciones y de los bonos más largos de la curva de bonos soberanos”, detalló Furiase.

En este escenario, según el analista, Sturzenegger “tendría que reforzar la intervención en el mercado de cambios y subir la tasa de interés en los mercados secundarios de Lebacs para mantener la señal del ‘techo’ del dólar en $18 de cara a las elecciones de octubre. Por lo tanto, el aumento potencial de la presión cambiaria en este escenario podría elevar la tasa de interés requerida de las Lebacs para renovar sus vencimientos y mantener el control sobre el ritmo de crecimiento de la base monetaria”, concluyó Furiase.

Por el contrario, para el economista en jefe de la consultora Elypsis, Gabriel Zelpo, en este último escenario el presidente del Banco Central algo tendrá que ceder. En su opinión, a Sturzenegger le convendría convalidar una subida del dólar antes de volver a sacrificar reservas, y lidiar a posterior con la tasa de interés para frenar la nueva presión inflacionaria.​

 

Compartir:
Fuente: 
 
 
Ver más notas sobre: El País Política
 
 
Recibí nuestras alertas de actualización y mantenete atento a las novedades que te proponemos, desde el resumen de medios mas importante de la provincia.
 

Tambíen te puede interesar...

 
Diseñado y desarrollado por Quarter Studios