«La gente del BID comprende que no estábamos con la situación del 2015, sino 4 o 5 peldaños más abajo. En una situación de emergencia con los subsidios que no alcanzan y con ingresos muy limitados», añadió Salvarezza. «Estas son evidencias bien claras de que este gobierno está decidido a poner a la ciencia argentina de pie. Este es el comienzo de la recuperación de la ciencia argentina», aseguró.

«Con esta medida estamos revirtiendo estos cuatro años de retroceso. Como dijo el ministro, en 2015 teníamos tres investigadores cada mil habitantes económicamente activos. Lamentablemente en 2019 nos encontramos con solo 2,5 investigadores cada mil habitantes económicamente activos», apuntó.

A mediados de enero, el gobierno de Alberto Fernández anunció un aumento progresivo de más de 15 mil pesos para las becas doctorales del Conicet, cifra que en junio elevará a 45.430 pesos el monto de las becas doctorales (hoy es de 29.817 pesos) y a 54.833 pesos las postdoctorales (en la actualidad cobran 36.752 pesos). Dicho aumento se suma además al lanzamiento de 400 becas extras que se sumarán al plantel actual.

Durante los cuatro años del Gobierno de Mauricio Macri el sistema científico atravesó una crítica situación que incluyó recortes presupuestarios y ajuste salarial, reducción del ingreso de nuevos investigadores, cancelación de fondos para congresos, imposibilidad de renovar insumos básicos en laboratorios y caída de los subsidios a la investigación.

Además, la gestión de Cambiemos había decidido convertir al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva- creado en diciembre de 2007 por la presidenta Cristina Fernández- en una Secretaría bajo la órbita del Ministerio de Educación. El argumento se escuchó en otras áreas: «reducir el déficit fiscal».