La peor derrota

Todos los rosarinos piden a diario que la seguridad en defensa mejore, que se vea en la calle lo que se diagrama en los escritorios, y que se frene la saga homicida que gana por goleada

Tras el crimen de Sebastián Cejas ocurrido la madrugada de ayer, el gobernador Omar Perotti dijo que “golpea, duele y sentimos que tenemos que seguir mejorando”. En ese sentido admitió que algo está fallando en el área de seguridad: “Nos está faltando seguir trabajando en la instancia de la prevención que no está funcionando”, dijo el primer mandatario.

A pesar de la claridad de esas palabras, para entender mejor lo que está pasando en Rosario con la saga de homicidios se puede hacer una simple analogía futbolística en la cual Perotti sería el presidente de un club, el ministro de Seguridad Marcelo Sain el director técnico del equipo y la policía los jugadores que salen a la cancha.

Si como dice el titular del club falla la instancia de prevención, siguiendo la comparación se puede decir que tenemos una defensa endeble y que por eso los rivales nos estan ganando por goleada. Claro que en este caso la cosa es mucho más seria porque se habla de vidas; de hombres, mujeres y niños; de familias destrozadas por un equipo muy bien “armado” que se ha apoderado del terreno de juego, o mejor decir, de las calles y los barrios de la ciudad.

¿Qué hacemos ante esto? Siguiendo con la analogía el presidente del club tiene ante sí un par de opciones claras. Una de ellas sería apoyar al director técnico y abrir la billetera para incorporar nuevos jugadores que fortalezcan una defensa que no se ve en la cancha, que se muestra ausente ante un partido difícil y que adolece de tácticas para cubrir los espacios por los cuales los atacantes ingresan fácilmente al área. Al respecto algo de eso se está haciendo: se abrió la inscripción para la incorporación a la carrera de Técnico Superior en Seguridad Pública y Ciudadana (del 16 de septiembre al 16 de octubre) para personas de entre 18 y 28 años con título secundario que seguramente en un futuro próximo ayudarán a reforzar la endeble defensa; y también hay en marcha un programa de compra de vehículos que serán herramientas básicas para cubrir esos espacios que hoy están abiertos.

Otra de las posibilidades que tendría el presidente del club (siempre hablando de una comparación básica) es la de cambiar de técnico, que de última es el fusible de una institución, siempre que el que tiene no le termine de encontrar la vuelta al equipo para que juegue como él quiere. En este sentido la policía de Rosario ya cambió cuatro “ayudantes de campo” en lo que va de 2020, pero el técnico insiste con su planteo.

Todos los rosarinos piden a diario que la seguridad en defensa mejore, que se vea en la calle lo que se diagrama en los escritorios y en los vestuarios, y que se frene la saga homicida que gana por goleada. “Estamos poniendo el mayor esfuerzo en quitar las armas de la calle, estamos sacando efectivos de las oficinas para ponerlos en la calle, pero nos falta la instancia de la prevención de estos delitos, de la anticipación”, remarcó Perotti. Ojalá esa decisión le brinde a la sociedad lo que pide a gritos. Mientras tanto los muertos se siguen sumando.

 

Compartir:
Fuente: 
 
 
Ver más notas sobre: La Provincia Policiales Política
 
 
Recibí nuestras alertas de actualización y mantenete atento a las novedades que te proponemos, desde el resumen de medios mas importante de la provincia.
 

Tambíen te puede interesar...

 
Diseñado y desarrollado por Quarter Studios