La región vive sin monedas y se dan hechos insólitos

La situación económica se ve en la calle. La crisis afecta a la clase media y humilde en peor forma. Y en ese marco, cada familia defiende el peso a rajatablas. Especialmente las personas jubiladas, cuyo valor es paupérrimo. Vivir con 7 mil pesos por mes es una odisea impracticable. La falta casi total de monedas y la extinción del billete de 2 pesos crean una crisis innecesaria.

A eso se refieren los despenseros, comerciantes menores y kiosqueros que expresaron su reclamo ante cronistas de este medio.

Pedro, del barrio centro, indica que “yo trato de redondear todos los precios. Procuro de que no haya vuelto, porque si no, tenés que dar caramelos. Y no todo el mundo los quiere.

La verdad es que es un problema, que no podemos resolver. La falta de monedas no es por una conducta nuestra, en su mayoría la gente lo acepta, pero también hay gente que se enoja. Y se entiende, porque acá no es el único lugar en el que compran en un día y tienen los bolsillos llenos de caramelos al final de sus compras” explica.

Mientras tanto, en el comercio de calle Rivadavia al sur, nos señalan: “El caso de las monedas es recurrente. Nosotros redondeamos para abajo. Preferimos perder uno, dos y hasta tres pesos en la venta antes que perder un cliente, porque la cosa no está como para andar perdiendo clientes.

La gente compra cada vez menos. Incluso menos alimentos. Y lo más barato, aunque hay una clientela que lleva siempre los productos de marca.

Te da s cuenta que falta plata en la calle, en los hogares, por eso redondeamos los precios para abajo.

Pensamos en su momento que cuando lleváramos los billetes de dos pesos -vencieron en su circulación pero hasta final de mayo se cambian en los bancos- nos iban a dar monedas, pero no, nos dan billetes. No te entregan monedas en los bancos, no hay y si no, te ponen el dinero en tu cuenta” comentan Luis y Gabriel.

“Este es un tema que viene desde hace un tiempo, y más o menos la gente lo entiende. Pero hay clientes que se molestan. Y tienen razón.

¿Cómo das un vuelto de tres pesos en caramelos a una persona de 70 años. Si ni siquiera puede comer dulces…?

Es una falta de respeto, un abuso, y es por eso que tomamos la decisión de redondear para abajo, aunque perdamos porque la situación económica es grave en toda la ciudad, porque nosotros charlamos con otros despenseros y les pasa lo mismo, la gente compra cada vez menos y cada vez más hay menos clientes, esa es la realidad y si, encima del problema económico siente que vos “les robás” las monedas con caramelos, corrés el riesgo de perder a tus clientes y aunque no los pierdas, es una situación fea” confiesan los jóvenes despenseros.

Lo que todos los pequeños comerciantes se preguntan es porqué el billete de dos pesos salió de su circulación legal por decisión de la autoridad monetaria, si no existen monedas en cantidad para que sea repuesto.

Colectivos

Un hecho inédito acaece con los colectivos interurbanos en nuestra ciudad.

Cómo no hay monedas, en la terminal a los estudiantes les daban un vale si no había monedas. Ahora se ha decidido que los pasajeros que viajan desde Esperanza a Rafaela y viceversa, paguen 100 pesos en lugar de 98 y los que se trasladan de y hacia Humboldt tengan un costo reducido de 32 a 30 pesos.

El pasaje a Santa Fe cuesta 70 pesos y no ha variado por eso.

Peaje

Automovilistas que viajan hacia Rafaela han indicado que el costo del peaje es de 18 pesos. Pero que no hay monedas. Entonces la concesionaria ha decidido cobrar 15 pesos. Es decir, ha redondeado para abajo.

 

 

Compartir:
Fuente: 
 
 
Ver más notas sobre: Sociedad
 
 
Recibí nuestras alertas de actualización y mantenete atento a las novedades que te proponemos, desde el resumen de medios mas importante de la provincia.
 

Tambíen te puede interesar...

 
Diseñado y desarrollado por Quarter Studios