Entrevista exclusiva: habló una de las víctimas de la «Casa del Terror» en Rafaela

La menor y sus padres accedieron a dialogar con Aire de Santa Fe para revelar el accionar de Martín G., de 25 años, quien está imputado por delitos contra la integridad sexual de por lo menos diez menores de edad a las que utilizaba para la prostitución.

La historia conmociona a la ciudad de Rafaela, en la provincia de Santa Fe. No sólo por la situación de las víctimas y de la conducta del victimario, sino porque el acusado es el hijo de un empresario. La «Casa del Terror» está ubicada en el barrio Pizzurno, un lugar de gente trabajadora, de clase media, un barrio tranquilo.

Una de las víctimas -una adolescente de 16 años- accedió a dialogar con los periodistas Bruno Ballesteros y Fabiana Chiappero, en una entrevista exclusiva de Aire de Santa Fe. Frase a frase, reveló el infierno que vivieron las menores sometidas por el imputado, Martín G., que amenazaba a las niñas con secuestrarlas y desaparecerlas o con torturar y asesinar a sus familiares directos.

«Rocío» -nombre ficticio utilizado durante la entrevista para resguardar la identidad de la menor- no llegó a concurrir a la «Casa del Terror», pero sí fue contactada en distintas ocasiones por Martín G., que le ofrecía «ganar plata fácil», algo que la adolescente rechazó.

El testimonio
«Rocío» relató que el día 3 de noviembre fue contactada por Martín G., a través de un mensaje de WhatsApp, conversación que ella no siguió por no conocer a la persona que le hablaba. Diez días después, el 13 de noviembre, desde ese mismo número alguien que decía llamarse «Eduardo» contactó a otra joven, a la que le ofreció «ganar plata fácil», lo que la adolescente rechazó. «Si cambiás de idea avisame, no importa que tengas 16 años, lo que importa es que estés predispuesta a hacer lo que haga falta», recibió como respuesta por parte del desconocido.

«Rocío» siguió recordando y dijo que al conocer que a una de sus compañeras le había ocurrido algo similar, decidió contar en la escuela lo que les había pasado. Para su sorpresa, sus casos no habían sido los únicos: varias chicas le advirtieron que haga caso omiso a los ofrecimientos, porque quienes habían aceptado concurrir al domicilio de Martín G. bajo distintos pretextos la estaban «pasando mal». Además, le revelaron que quien le suministraba información al individuo era un alumno de la escuela, que había ingresado este año tras repetir en otro establecimiento, que hacía de «captor» de las y los adolescentes víctimas y que ya había tenido «problemas» anteriormente por viralizar imágenes íntimas de jóvenes de la localidad.

El detalle que rebasó la situación y que decidió a «Rocío» a hablar con su mamá fue el rumor de que a una adolescente de su escuela, alumna de primer año, Martín G., la había «vendido». «Habían dicho que a una compañera mía se la iban a llevar, que la estaban buscando porque ya la habían vendido. Ahí nos decidimos a denunciar y yo hablé con mi mamá. Martín estaba diciendo por las redes sociales que se iba a comprar un IPhone. A ese Iphone se lo iba a comprar con la plata que le iban a dar por nuestra compañera», reveló la entrevistada.

«Las mamás se empezaron a comunicar entre ellas y así se pudo hacer la denuncia y lo detuvieron. Yo tenía miedo cuando estaban sueltos porque había muchas amenazas. Pero me enojé mucho porque cuando salió la noticia, todo el mundo salió a criticarnos a nosotras. Por más que estés donde estés, nadie tiene derecho a meterte a un departamento y venderte», reflexionó «Rocío», dando clara muestra de su inteligencia y su valentía.

La adolescente contó también que la víctima más afectada por el accionar del hijo del empresario en la «Casa del Terror» sería una nena de 14 años a la que mantenían encerrada para prostituirla y con la que Martín G., se había «obsesionado»: «Ella quería salir de ahí y no podía», afirmó. Indicó también que fueron alrededor de nueve los compañeros de su curso contactados o sometidos por este individuo («seis chicas y tres chicos», aclara) y que serían 15 víctimas en total en su escuela.

«Martín nos amenazaba que si no hacíamos lo que él quería, nos desaparecía y nos llevaba al norte», detalló «Rocío» y dijo que «las chicas que iban al departamento tienen miedo de que cuando los detenidos salgan las ataquen o les hagan algo grave». Además, hizo hincapié en que la responsabilidad no es sólo de los hombres que operaban la red de explotación sexual, sino también de todos los «clientes» que pagaban para poder acostarse con las menores: «Las chicas iban supuestamente a tomar mates a una casa y terminaban amenazadas de muerte. Si ellas estaban ‘trabajando’ es porque alguien estaba ‘comprando’, por decirlo de alguna manera», advirtió la adolescente. Finalmente, dejó entrever un dejo de desconfianza al posible accionar de las autoridades frente a la situación: «Yo no soy tonta y sé que lamentablemente la plata mueve más que la Justicia», concluyó.

EXCLUSIVO – Desde Rafaela – Habla una de las víctimas de “La Casa del Terror”

Posted by Aire de Santa Fe – FM 91.1 on Thursday, November 21, 2019

 

 

 

 

Compartir:
Fuente: 
 
 
Ver más notas sobre: Sensaciones
 
 
Recibí nuestras alertas de actualización y mantenete atento a las novedades que te proponemos, desde el resumen de medios mas importante de la provincia.
 

Tambíen te puede interesar...

 
Diseñado y desarrollado por Quarter Studios