Un paciente de Esperanza de 92 años logró recuperarse del coronavirus

Epifanio Funes tiene 92 años y se transformó en el paciente más longevo de Esperanza en curarse del coronavirus.

Con su esposa María Olivera, de 89, nacieron en barrio El Pozo de la ciudad de Santa Fe, pero hace seis años viven en Esperanza con su hija Graciela, conocida en la ciudad por estar al frente del Hogar Mi Refugio.

Epifanio está postrado y no sale de casa. Semanas atrás comenzó con dolores de estómago y algo de fiebre, por lo que su familia decidió llamar al 107.

El Servicio de Emergencias constató que tenía fiebre alta y activó el protocolo de Covid-19, hisopó al paciente, que quedó internado en el SAMCo y a las 48 horas dio positivo.

“Uno se asusta porque sabemos que quedan en el hospital y no los vemos por varios días, pero él estaba tranquilo, mi papá es un hombre muy pasivo, habla poco y no entiende mucho de todo esto”, contó Graciela en diálogo con Esperancino.com.ar.

“Creemos que pudo haberse contagiado por mí, que soy la única que sale para hacer los mandados, o por dos chicas que lo atienden, tanto ellas como mi mamá y yo tuvimos que aislarnos, pero no tuvimos ningún síntoma”, continuó relatando.

Epifanio estuvo internado tres semanas en el hospital, presentó problemas respiratorios, tuvo conjuntivitis y poca oxigenación en sangre. Tuvieron que oxigenarlo, pero no llegó a necesitar el respirador mecánico.

Poco a poco fue mejorando y a los 21 días le dieron el alta para que regrese a su casa. Con 92 años, postrado y con antecedentes de hipertensión y diabetes (patologías de las que se recuperó años atrás) pudo ganarle al coronavirus para alegría de su esposa, sus 3 hijos, 19 nietos y 11 bisnietos.

Graciela Funes agradeció “infinitamente al personal de salud, enfermeros, médicos, administrativos, mucamas y directivos del SAMCo y especialmente a los trabajadores dedicados al área de Covid”.

“Todos los días nos llamaba un equipo para preguntar si teníamos síntomas y otro equipo nos daba el parte médico de mi papá. Destaco sobre todo la calidad humana porque no era algo frío y metódico, sino que nos trataban con mucha ternura y amabilidad”, detalló la mujer.

La hija de Epifanio manifestó: “No le tengo miedo al virus, aunque sí mucho respeto, no soy de creer ciegamente, pero los muertos están en todo el mundo. No miremos al gobierno y si es de tal color, miremos los muertos y a partir de ahí cada uno saque sus conclusiones, no seamos egoístas, pensemos en el otro”.

Consultada por este diario sobre qué les diría a aquellos familiares de personas contagiadas, en especial a los de adultos mayores, expresó: “Que no tengan miedo, cuídense, nosotros no sabemos cómo se contagió mi papá, si vienen mis hijos lo saludan desde la puerta de la habitación y con mi madre no hay contacto ni mates”.

En la imagen que ilustra esta nota, se lo ve a Epifanio ya recuperado del coronavirus junto a su esposa e hija.

 

 

Compartir:
Fuente: 
 
 
Ver más notas sobre: Sensaciones
 
 
Recibí nuestras alertas de actualización y mantenete atento a las novedades que te proponemos, desde el resumen de medios mas importante de la provincia.
 

Tambíen te puede interesar...

 
Diseñado y desarrollado por Quarter Studios