Detrás de escena: cómo fue el duro cruce entre Macri y Fernández

La hostilidad marcó la atmósfera del segundo debate presidencial. Quiénes estuvieron con los candidatos.

La tensión y el enojo se sentía en el aire en el ampuloso salón de actos de la Facultad de Derecho de la UBA. Es que el presidente Mauricio Macri y el candidato Alberto Fernández tuvieron un cruce detrás de escena que no sólo marcó el debate, sino que puede ser síntoma de cómo se llevaría a cabo una eventual transición de gobierno.

Todo comenzó cuando a la hora de hablar sobre corrupción, el candidato peronista recordó los negocios que hizo la familia Macri con el Estado. Y el Presidente sacó de la manga la muerte reciente de su padre para ofenderse. Ese mismo diálogo se produjo por segunda vez detrás del telón. Según afirman, Macri le dijo que no podía agarrárselas con quien “no se podía defender”. Y Alberto le respondió que era un “mentiroso” y un “inmoral”.

La hostilidad se mantuvo visible en el escenario. Alberto F. todo el tiempo lo miró fijo al Presidente, en un gesto que lo obligaba a mantener girada su cabeza, al borde de la tortícolis. Macri, en cambio, demostraba su enojo al cruzarse de brazos y fruncir el ceño cada vez que hablaba el candidato opositor. Alberto estuvo sentado, cómodo, mientras sus contrincantes hablaban. En cambio, Macri se mantuvo parado y rígido.

Los candidatos subieron a cara de perro y sus equipos se mantuvieron alertas desde las butacas. En cada uno de los cortes, podían ingresar a tomar contacto con sus jefes políticos y asesorarlos. El grupo oficialista estaba integrado por Marcos Peña, Juliana Awada, Fernando de Andreis y el propio Jaime Durán Barba, ubicados en la primera fila de la tanda de butacas de la derecha. En la inmediata fila de atrás se ubicaban los del equipo del Frente de Todos. Santiago Cafiero, Eduado “Wado” de Pedro, Fabiola Yánez, Cecilia Todesca, Matías Kulfas, Juan Courel y Sergio Massa estuvieron a disposición.

El FdT fue la fuerza política que más invitados llevó. Atravesaban el salón la filas de butacas con Felipe Solá, Fernando “Chino” Navarro y los intendentes Martín Insaurralde y Mariano Cascallares. La liga feminista también marcó presencia con la candidata a intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, Victoria Donda, la candidata a senadora Dora Barrancos y la postulante a legisladora porteña Ofelia Fernández. Estuvieron los gobernadores Juan Manzur y Sergio Uñac, José de Mendiguren, Fernando “Pino” Solanas, Leandro Santoro, Victoria Tolosa Paz y Matías Lammens. Toda la dirigencia peronista se había reunido en las oficinas de México y viajaron en caravana hacia la Facultad. En cambio, Fernández llegó con su pareja desde su departamento de Puerto Madero.

Peña hizo el avance de la comitiva del oficialismo. Llegó acompañado por De Andreis y fueron los primeros en dar notas, cuando todavía el salón de prensa estaba casi vacío. No tardó en llegar Patricia Bullrich y, poco después, Mario Negri. Una vez adentro del gran salón, casi sobre la hora, llegó Miguel Pichetto. Luego se sumó Gerardo Morales, que se puso a charlar con Bullrich. Horacio Rodríguez Larreta se ubicó como un talismán en primera fila, bajo la mirada directa de su jefe político. Menos visible estuvo María Eugenia Vidal.

El equipo de Lavagna no fue muy concurrido. El candidato a vice Juan Manuel Urtubey charló relajado entre la gente en el salón de prensa. Allí descartó cualquier contacto de su candidato con Fernández y destacó la viveza del ex jefe de Gabinete de ponderar a un candidato “de prestigio”.

Myriam Bregman llamaba más la atención que el propio candidato a presidente de su frente, Nicolás del Caño. Es que tiene chances de lograr una banca en Diputados, el espacio institucional más importante que podría lograr el FIT. Por el espacio, también estuvo Néstor Pitrola y Christian Castillo.

A la salida, los únicos dos candidatos que no salieron a hablar con la prensa fueron Fernández y Macri. Lavagna se mostró ofuscado por el desorden y las corridas en el salón de prensa, Del Caño repartió selfies, Massa se mostró exultante ante las cámaras, y Espert hizo gala de su manejo televisivo en los móviles. Fuera de cámara, el rumor del cruce entre el presidente y el candidato más votado en las PASO se perfilaba como el dato destacado del detrás de escena del último debate.

 

 

Compartir:
Fuente: 
 
 
Ver más notas sobre: El País Política
 
 
Recibí nuestras alertas de actualización y mantenete atento a las novedades que te proponemos, desde el resumen de medios mas importante de la provincia.
 

Tambíen te puede interesar...

 
Diseñado y desarrollado por Quarter Studios