Aumento de pobreza monetaria en niñez y adolescencia: el otro efecto Covid

El organismo presentó este miércoles proyecciones para el segundo semestre de 2020, basadas en estimaciones de la caída del PBI y datos del Indec. Plantea ampliar la base de los programas como la AUH, la Asignación por Embarazo y la Tarjeta Alimentar y sumar a la atención universal programas focalizados.

Unicef Argentina alertó sobre el crecimiento de la pobreza infantil monetaria en Argentina en el marco de la pandemia Covid-19, y llamó a fortalecer las políticas de protección social. Según datos relevados este miércoles por autoridades del organismo, la pobreza afectaba, en el segundo semestre de 2019, al 53% de las niñas y niños y podría escalar al 58,6% hacia fines del 2020.

El informe fue elaborado por el equipo de Inclusión Social y se enmarca en el Plan de Respuesta Covid que Unicef puso en marcha en marzo y ya tuvo resultados, incluida la “Encuesta de Percepción y Actitudes de la Población. Impacto de la pandemia y las medidas adoptadas por el gobierno sobre la vida cotidiana de niñas, niños y adolescentes”, que el propio presidente Alberto Fernández recibió, hace prácticamente un mes, de manos de Luisa Brumana, representante de Unicef en el país.

En esta ocasión, a dos meses de vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio, se presentó Efectos del Covid-19 sobre la pobreza infantil y la desigualdad en Argentina. “Queremos contribuir al conocimiento de cómo afecta a niños, niñas y adolescentes, el contexto de pandemia”, explicó Brumana, sobre los resultados que expuso Sebastián Waisgrais (experto en Monitoreo e Inclusión) y que se resumen así:

– De acuerdo a la estimación realizada, donde se espera una caída de aproximadamente 5,7 puntos del PBI, la pobreza en la niñez llegaría al 58,6% hacia final de 2020, y la pobreza extrema sería del 16,3%.

– Si se compara 2019 con 2020, “la cantidad de niñas, niños y adolescentes pobres pasaría de 7 millones a 7,7 millones; y la pobreza extrema, de 1,8 a 2,1 millones”.

– La incidencia de la pobreza aumenta significativamente cuando las niñas, niños y adolescentes residen en hogares donde la persona adulta de referencia está desocupada (94,4%), con un trabajo informal (83,9%), con bajo clima educativo (92,9%), migrantes internacionales (70,8%) o con jefatura femenina (67,5%).

– Si la vivienda está localizada en una villa o en barrios populares, la incidencia de la pobreza en 2020 alcanzará a 9 de cada 10 niñas y niños.

– La ubicación de la vivienda es una de las características que más incide en la desigualdad. El Registro Nacional de Barrios Populares de la Argentina indica que 4,2 millones de persona no tiene acceso a la red cloacal, el 64% a la red eléctrica formal y el 99% no accede a la red formal de gas natural.

Universal y particular
Al diagnóstico, del que participó Olga Isaza, representante adjunta para la Argentina, Unicef sumó un relevamiento de las medidas nacionales destinadas a contener el impacto del aislamiento en los sectores más vulnerables. Esta tarea implicó “un aumento presupuestario significativo, de $ 514 a $ 650 mil millones”, que equivale al 2% del PIB estimado para 2020.

Si se incluyen otros programas de apoyo laboral o productivo, como la Asistencia de Emergencia al Trabajo y a la Producción y los programas de créditos, se estima que las respuestas frente a la pandemia llegarían a los 3 puntos del PBI.

Sin embargo, se plantean tres recomendaciones:

Mejorar el poder adquisitivo que proporciona la AUH: “Proponemos que siga implementándose el bono extraordinario de $ 3103 a los titulares de la AUH y la asignación por embarazo para todo el 2020, medida que implica que el monto total de la AUH supere la línea de indigencia”, explicó Waisgrais.

Ampliar la base de los programas de protección social, como la AUH, la Asignación por Embarazo y la Tarjeta Alimentar. “Nos preocupa que desde 2016 se vienen extendiendo los plazos para presentar los certificados de escolaridad y controles de salud para percibir la AUH. Estas prórrogas vencen en los próximos dos meses y ponen en riesgo de perder la AUH a alrededor de 500 mil niñas, niños y adolescentes”, alertó el experto. En 2020 la certificación de la AUH será difícil de demostrar y va a requerir nuevas prórrogas para 4 millones de niñas y niños. Unicef plantea que la AUH sea un “subsistema de protección de ingresos universal y no condicionado”.

Por último, atender a la situación de niñas y niños que residen en hogares pobres con mecanismos universales que protejan ingresos y el acceso a bienes y servicios esenciales, y a la vez instrumentar respuestas focalizadas y centradas en los grupos poblacionales más desprotegidos.

La evaluación de Unicef sobre los efectos de la pandemia no termina aquí: ya está en marcha una segunda encuesta para evaluar otros impactos -en educación y salud mental, entre ellos- sobre niñez y adolescencia.

Cómo se hizo
El estudio Efectos del Covid-19 sobre la pobreza infantil y la desigualdad en Argentina se basa en datos oficiales y públicos del Indec. Se trabajó con el período 2004-2019, tratando de respetar la homogeneidad metodológica de la Encuesta Permanente de Hogares que es de donde surgen los datos de pobreza general e infantil (total y extrema) que se emplearon en las estimaciones. Los resultados obtenidos, con sus limitaciones, son altamente significativos y robustos, así como consistentes con otras estimaciones realizadas sobre los efectos de la pandemia sobre la pobreza general.

 
 
 
 

Compartir:
Fuente: 
 
 
Ver más notas sobre: Bajo Demanda
 
 
Recibí nuestras alertas de actualización y mantenete atento a las novedades que te proponemos, desde el resumen de medios mas importante de la provincia.
 

Tambíen te puede interesar...

 
Diseñado y desarrollado por Quarter Studios